Posts tagged: mascotas

Abr 03 2011

Adopción de mascotas

Si tienes sentimientos encontrados con respecto a compartir tu vida con una mascota, te puede suceder que cuando vas a hacer la compra en el centro comercial, te detienes frente a la tienda de mascotas y miras el escaparate con indecisión.

Antes de que un impulso te arrastre hacia el interior, debes saber que en éstas tiendas encontrarás todo tipo de especies, incluso animales exóticos, pero es bueno recordar que si quieres la clásica mascota, un gato o un perro, hay otro método para tener un compañero de piso: la adopción.

Como hablé en un post anterior, los refugios rescatan animales abandonados, pero no solo hay ejemplares adultos, muchas veces gatas o perras preñadas son cobijadas y tienen su crías en el refugio. Podrás encontrar cachorros para educarlos a tu manera, si es que tienes reparos en adoptar un ejemplar que ya tiene sus costumbres y manías.

Antes de tomar la decisión de tener una mascota, ya sea adoptada o no, hay determinados factores a tener en cuenta Read more »

Mar 09 2011

Juguetes para tus mascotas

Cuando dejamos solas a nuestras mascotas, y sobre todo si son cachorros, uno de los mayores temores al regresar al final del día, es encontrar parte del hogar destruido.

El aburrimiento de los animales de compañía pueden trasformar a nuestros objetos mas preciados en  un juguete. Las cortinas nuevas, un par de zapatos olvidados en el baño, o las patas de mesas o sillas.

Además del entretenimiento, hay que pensar que los juguetes son de gran ayuda para el desarrollo físico y psicológico de nuestras mascotas. En la etapa de formación de los dientes, lo ideal son juguetes pequeños en forma de huesitos o salchichas que les ayudarán con los problemas de hinchazón de las encías.

Para que jueguen dentro de casa, es imprescindible que sean para morder: pelotas, aros de goma, huesos, y sogas que además les limpiará los dientes y las encías.

Desde hace un tiempo se comercializan unos juguetes huecos, con orificios que permiten introducir comida. Los perros, al jugar y mordisquearlos, quitan el alimento. Tiene una doble utilidad, dosificar las golosinas y mantenerlo entretenido, una buena forma de evitar que destruya muebles, ladre sin parar, o desarrollen hiperactividad al quedarse solos en casa.

Si se rellena con sus golosinas preferidas, lo convierte en un juguete interactivo y apetitoso, jugará durante horas, intentando sacarlas para comérselas. Para mantener su interés en el juguete, se recomienda cambiar los sabores del relleno de vez en cuando.

Si necesitamos juguetes para que se ejercite al aire libre, siempre encontraremos los clásicos platillos voladores o frisbees y las pelotas.

Para los gatos, los más comunes son los juguetes con forma de ratón, pelotas con plumas, pelotas revestidas con hilo que simulan ovillos de lana.

Cualquier juguete o accesorio debe cumplir con los requisitos de no deshacerse con facilidad, que la mascota no tenga acceso al relleno interior y tener un tamaño suficiente para que no pueda tragárselo por accidente.

Aunque los gatos son animales independientes, que no sea necesario sacarlos de paseo a diario como a los perros, no significa que no debamos incentivarlos para que se muevan, hay muchos que prefieren pasar el tiempo tumbados, con los perjuicios para su salud.

Hay artículos para gatos, diseñados para despertar sus ganas de jugar, su atención y ayudarlos a quemar calorías. El rascador de toda la vida, el pequeño tronco de madera revestido con una especie de alfombra donde el gato se rascaba, jugaba y se afilaba las uñas, se ha transformado en un parque de juegos en miniatura, un centro de ocio felino, además de una zona para afilar sus uñas, cuenta con diferentes niveles, incorpora cuerdas, escaleras, pasadizos y accesorios.

Si le quieres comprar un peluche a tu mascota, recuerda que hay especiales para ellos, algunos cantan o hacen ruido, incluso sirven para que estén abrigados en invierno.

Es aconsejable cambiarles los juguetes y no darles siempre el mismo, para que no acaben aburriéndose y buscando entretenimiento por su cuenta.

 

@BlogEcoChica

 

Mar 04 2011

Alimentos que no deberías dar a tu mascota

¿Cuántas veces ha “caído” de nuestro plato un trocito de comida directo a la boca de nuestra mascota? Un acto que realizamos como un cariño hacia ellos, puede ser perjudicial a largo plazo, si es un hábito cotidiano.

Según la raza, edad, estilo de vida y estado de salud de nuestros amigos, debemos proporcionarle una dieta equilibrada y que les aporte las cantidades diarias recomendadas de proteínas, vitaminas y minerales.

Hay que evitar alimentar a las mascotas con los restos de nuestra comida. La comida humana suele contener salsas, frituras, sal y condimentos que les pueden producir úlceras o diarreas. Suministrar estos alimentos provoca un desequilibrio en su dieta y puede sobrecargar el hígado. En muchos casos el animal tenderá a vomitar, sobre todo si se trata de alimentos muy grasos.

Otra costumbre muy arraigada es darles huesos. Los pequeños pueden ser los mas peligrosos, como los huesos de ave, cordero o conejo, que al romper forman astillas que pueden clavarse en la garganta, o producir perforación de estómago o intestino.

Los que sí se pueden dar son los huesos redondos de res, como los de rodilla o cadera, y trozos de huesos largos como el tuétano que no se astillan, sirven de juguete y fortalecen los dientes.

Todos tenemos la imagen de un perro feliz mordisqueando su hueso. Se cree que así acceden a una fuente natural de calcio, pero la comida especial para perros ya contiene la cantidad necesaria y si faltase, será el veterinario quien lo determine y recete un complemento específico.

El chocolate, además de ser perjudicial por el alto nivel de azúcar que contiene, posee sustancias como la Teobromina y la Teofilina, que en los animales acelera los latidos del corazón, la contracción de las arterias -pudiendo incluso provocar infarto- y también estimulan el sistema nervioso central de forma negativa. Los síntomas del consumo de las toxinas incluidas en el chocolate incluyen sed excesiva, vómitos, diarrea, temblores musculares e hiperactividad.

La leche: los mamíferos, una vez superada su etapa de lactancia, pueden desarrollar una intolerancia a la lactosa. Incluso la mayoría de los animales carecen de la enzima que se necesita para disolver el azúcar de la leche, y esto puede causar vómitos, diarrea y problemas estomacales.

El atún: ningún alimento en exceso es saludable, pero el atún no se puede dar a los gatos con frecuencia. El músculo cardíaco para su buen funcionamiento requiere de una sustancia llamada taurina que el atún no contiene, por lo que si es su única fuente de alimentación pueden desarrollar problemas de corazón.

Existen mas alimentos y bebidas que no debemos darles, pero es cuestión de sentido común, si los queremos bien no les daremos ningún estimulante, como cafeína o alcohol.

@BlogEcoChica

Mar 01 2011

Mascotas ¿una buena idea?

Muchas veces los padres sucumben ante la insistencia de los hijos que quieren tener una mascota y llegan a casa con un pequeño animal, independientemente de la especie, sin haber estudiado detenidamente los pros, las contras y las implicaciones de tal acción.

Una vez que la mascota entra en casa, es nuestra responsabilidad para el resto de la vida de la misma. Va a formar parte de la familia, será un integrante más y deberá ser respetado y considerado, sin olvidar que no es un ser humano, pero de todas formas tiene sus derechos y nosotros, “los amos” nuestras obligaciones para con él.

No todos estamos capacitados para el cuidado de un ser que demanda comida, atención sanitaria, cuidados higiénicos, ejercicio y cariño y a cambio nos ofrece una demostración de gratitud acorde a su raza, incluso de algunas especies ni siquiera podremos percibir su agradecimiento o simplemente su sistema no está desarrollado para tener ese tipo de reacción, por ejemplo un pez.

Tener una mascota implica disponer de tiempo para dedicarle, aunque el objetivo sea que juegue y acompañe a nuestros hijos o para que ellos desarrollen responsabilidades, debemos ser conscientes que determinadas tareas no las puede realizar un niño y aunque pueda hacerlas, deberemos supervisar.

Es importante analizar a priori si los niños están preparados para asumir la tarea de cuidar de un ser vivo o si se trata de un simple capricho; una mascota no es un peluche que luego de unos días de diversión se deja en el cajón de los juguetes y se pide uno nuevo.

@BlogEcoChica

WordPress Themes