Posts tagged: bicicletas

Jul 04 2011

Piensa con tu trasero: cómo elegir el sillín de tu bici (II) consideraciones finales

En la primera parte de este artículo, Piensa con tu trasero: cómo elegir el sillín de tu bici (I), hablábamos de la importancia entre nuestra anatomía y el tipo de sillín a elegir. Ahora entraremos en detalles.

Tres factores serán fundamentales: nuestro sexo, el ancho de nuestras caderas y la elasticidad de nuestros músculos de la cadera.

Dime como te apoyas y te diré qué sillín necesitas

Según cómo sea de flexible nuestra cadera nos convendrá uno u otro tipo: planos o curvos.

Esta flexibilidad la determinaremos sentados en el suelo, piernas estiradas. Si al intentar extender los brazos hacia las puntas de los pies, tendemos a caernos hacia atrás, seremos rígidos. Si por el contrario nos sentamos naturalmente con nuestra espalda erguida, somos elásticos. Read more »

May 13 2011

Tipos de frenos de bici

La historia del avance de la bici como herramienta deportiva y de diversión, es en parte la historia del desarrollo de un sistema capaz de detenerla, es decir, la historia de los frenos. Al principio los “velocípedos” (aquellas bicicletas con una rueda gigantesca) fueron protagonistas de graves accidentes en los que incluso algún desafortunado perdió la vida. En 1870 se creó la “bicicleta de seguridad”, la bisabuela de las actuales, con sus dos ruedas iguales de goma maciza y precarios frenos de cuchara adelante (detrás se controlaba mediante la fuerza del pedaleo).

Pero el objetivo de este artículo no es hacer historia sino encarar la información práctica.

Los frenos son un elemento fundamental ya que de ellos depende el control que tengamos sobre nuestro vehículo.

Podemos clasificarlos en frenos de llanta y frenos de buje o eje, según la zona en la que actúa el sistema.

Los más populares son los que aplican la fuerza del frenado sobre la llanta, entre ellos tenemos:

 

Frenos caliper Read more »

Abr 06 2011

Pedaleo redondo básico: más distancia, menos esfuerzo

Suele decirse entre ciclistas que no es lo mismo “pedalear que darle a los pedales”. Es obvio que el gesto técnico más destacado de este deporte es el acto del pedaleo.

El pedaleo básico, más utilizado y del que nace toda la técnica recibe el nombre de “pedaleo redondo”.

La teoría nos dice que cuanto más pareja y circularmente se distribuya la fuerza, tanto mejor. Reduciremos la fatiga, intervendrán más grupos musculares, ahorraremos energía repartiéndola de forma adecuada.

El problema es que tenemos “dos punto muertos”  durante el pedaleo.

Si imaginamos un reloj, a las “12” y a las “6”, es donde se encuentran estos puntos. Es allí, cuando las bielas o palancas están totalmente verticales -dejando un pedal en su posición alta máxima y el otro en la más baja- que la inercia actúa en nuestra contra, rompiendo la circularidad del impulso. Mucho se ha estudiado y fabricado para evitar esto y aún no se ha llegado a una solución mecánica que demuestre con hechos haberlo logrado. Read more »

Feb 24 2011

El tamaño sí importa: reglas generales para escoger la talla de tu bici

Si queremos disfrutar de nuestra bicicleta es necesario que tomemos conciencia de que, como en todo, hay tallas y medidas. La relación de longitudes entre nuestras extremidades es importantísima a la hora de no causar molestias o incluso lesiones. Si un cuadro nos va pequeño nos hará ir encogidos en nuestro puesto de conducción y si nos resulta grande iremos forzados en una postura antinatural, demasiado estirados.

Hay muchas medidas importantes en la bici, pero si no vas a entrenar seriamente o a competir, debes considerar las dos más importantes: la del tubo vertical o tubo del sillín y la del tubo horizontal. La primera determinará la postura correcta de tus piernas al pedalear, la segunda la forma en la que tu espalda se acomodará al adoptar la postura de conducción. Read more »

Feb 22 2011

Bicis estáticas: cómo no arrepentirse de haberlas comprado.

La vida moderna nos ofrece una multiplicidad de aparatos de acondicionamiento físico para el hogar. Tener un mini gimnasio en casa o una estación de trabajo físico al alcance de la mano parece en principio una muy buena idea. Y podría llegar a serlo salvo por una cosa, el fabricante no incluye un factor clave: la voluntad del usuario para llevar a cabo un uso sostenido del aparato en cuestión.

Y es que en la misma ventaja del aparato doméstico reside su desventaja. Es tan fácil recurrir a él como dejar de hacerlo. Si no somos personas constantes, no nos estimula mucho el ejercicio en sí (sólo nos mueven ciertos factores estéticos o la orden del médico) podemos acabar por comprarnos un costoso perchero donde mágicamente se depositarán abrigos, bolsos…si, es que en casa, todo lo que no se mueva, acaba sirviendo para colgar algo.

Hay que ser honestos, si necesitamos hacer ejercicio pero carecemos de los incentivos adecuados, ya por naturaleza o por simple falta de inclinación a los deportes, lo mejor es apuntarse a un gimnasio, donde el pago de cuota y matrícula, además de la motivación del grupo nos empujen un poco más. O cómprate una bicicleta normal y sal a ver el mundo en dos ruedas. Las bicis estáticas no son divertidas, son aparatos pensados exclusivamente para el acondicionamiento físico. Read more »

WordPress Themes