Posts tagged: bici

Oct 01 2011

Ajustar el SAG en suspensiones de aire

Para ajustar el SAG en las suspensiones de aire de una bicicleta, deberíamos seguir estos pasos.

 

1- Conocer la “carrera” de la suspensión

 

La carrera de la suspensión no es el recorrido en sí, es decir, no son los milímetros que el fabricante dice que la bicicleta es capaz de hundirse al absorber los impactos del terreno.

La carrera es la cantidad de milímetros que el émbolo de un amortiguador o la barra de una suspensión recorre hasta alcanzar su tope.

En el caso de las horquillas, la carrera y el recorrido coinciden.

Con los amortiguadores no pasa lo mismo.

Para determinar la carrera en un amortiguador de aire procedemos así:

-Vaciamos de aire el amortiguador y comprimimos con delicadeza hasta hallar el tope.

-Es casi estándar que los amortiguadores de hoy lleven un anillo de goma o similar rodeando el émbolo, así que al efectuar esta operación, tiene que quedar al final del recorrido.

-Volvemos a darle aire al amortiguador, éste se extenderá totalmente.

-La distancia entre el cuerpo del amortiguador la arandela o anillo de goma es la carrera del mismo.

 

2- Comprimir la suspensión Read more »

Sep 21 2011

El pinchazo (parte II): poniendo los parches

Luego de extraer la cámara procederemos a localizar el o los pinchazos.

Y recalcamos «los» porque no es la primera vez que un dedicado ciclista arma la rueda sólo para comprobar con desagrado que continua perdiendo aire.

 

A veces ciertas perforaciones no son evidentes al principio y luego van aumentando con el uso.

Por eso siempre recomendamos revisar totalmente la cámara, incluso luego de haber detectado un sólo pinchazo.

 

También tenemos que saber que cuando damos «llantazos» (el típico golpe de la cámara contra el filo de la llanta) probablemente tengamos la famosa «mordedura de serpiente», o sea dos roturas paralelas, como si hubiesen calvado dos colmillos en la goma.

Read more »

Ago 30 2011

¿Doble suspensión o suspensión delantera? ¿Que me conviene?

El auge, la variedad y la cada vez más accesible tecnología en el campo del ciclismo hacen que a la hora de cambiar nuestra ya anciana y venerable bicicleta de montaña nos encontremos confusos.

¡Es que el abanico de posibilidades es enorme!

La pregunta más común en las tiendas de bici es ¿simple o doble suspensión?

La respuesta esta dada por ciertos puntos que someteremos a consideración.

 

El precio es un tema importante, aunque hoy podemos encontrar bicis de doble suspensión a precios irrisorios. Bien, en este caso debemos recomendar que si contamos con una cantidad fija de dinero para una bici de gama medio-baja, vayamos a una bici de suspensión delantera.

 

¿Porqué? Es simple. Read more »

Jul 18 2011

La historia de la bicicleta (I)

El primer boceto de una bicicleta data de 1490, de manos del genio Leonado Da Vinci.

Lo realmente asombroso es que el inventor ya contemplaba el uso de un sistema de transmisión similar al de la cadena actual. Tengamos en cuenta este método tardó siglos en ser aplicado, las primeras bicis eran poco más que “patinetes” en los que uno se sentaba para impulsarse con los pies.

 

Hubo que esperar al siglo XVII, concretamente en 1690, a que el Conde Mede de Sivrac diese forma a su “celerífero”. “El celerífero” (“la célérifère”) era un bastidor de madera con ruedas y sin manillar que se impulsaba con  los pies, pero al menos contaba con una zona acolchada para sentarse…

Read more »

Jun 21 2011

El uso del pulsómetro

El pulsómetro es un aparato que mide las pulsaciones de forma directa mientras ejercitamos.

Con él podemos sacarle el mejor partido a nuestro entrenamiento.

Pero, ¿cómo lo hacemos?

Lo primero es determinar nuestra capacidad cardíaca máxima, es decir, la cantidad máxima de pulsaciones por minuto (PPM) que en teoría aguanta nuestro músculo cardíaco sin colapsarse.

En los manuales de estos aparatos suelen dar una fórmula como guía que es 220-la edad. Este método no es aconsejable por ser totalmente genérico.

Lo ideal es hacerse una prueba médica de resistencia. Si no, usamos el pulsómetro un día de entrenamiento máximo o en una competencia.

Luego averiguamos las pulsaciones mínimas. Esto lo sabremos en reposo, cuando recién nos despertamos, usando otra vez el pulsómetro para ello.

Ahora ya podremos calcular la cantidad de esfuerzo (medido en pulsaciones) según el tipo de ejercicio que querramos realizar. Read more »

WordPress Themes